Novena a Santa Isabel de la Trinidad — Día 8

Y vos, oh Padre, inclinaos hacia vuestra pobre pequeña criatura

San Pablo nos habla

Rogamos que ustedes sean fortalecidos con todo poder según la potencia de Su gloria, para obtener toda perseverancia y paciencia, con gozo dando gracias al Padre que nos ha capacitado para compartir la herencia de los santos en la Luz. Porque Él nos libró del dominio[m] de las tinieblas y nos trasladó al reino de Su Hijo amado, en quien tenemos redención: el perdón de los pecados. (Col 1,11-14)

La Elevación de Santa Isabel

“Y vos, oh Padre, inclinaos hacia vuestra pobre pequeña criatura, ‘cubridla con vuestra sombra’, no veáis en ella más que al ‘Amado en el que habéis puesto todas vuestras complacencias’.”

Oración Final

¡Oh! Santa Isabel,
en tu gran amor a Dios,
estabas siempre tan próxima
de las necesidades de tus amigos.
Ahora, ya que estás en el Cielo
delante de la faz del Señor,
intercede cerca de El
en favor de las intenciones que te recomendamos.

Formular aquí su deseo

Enséñanos, en la fe y en el amor,
a vivir con la Santísima Trinidad,
en lo más profundo de nuestro corazón.
Enséñanos, como tú,
a irradiar el amor de Dios a los hombres,
en nuestra vida de cada día,
para ser una alabanza de su Gloria.

Rezar lentamente: Padre Nuestro…

y tres veces Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo…

 

Pauv petite creature 21may18
David Bohnsack, mccj / Facebook (Used by permission)

 

Para conocer más sobre Santa Isabel de la Trinidad haga clic aquí

Powered by WordPress.com.

Up ↑