Está claro que esta Navidad será muy triste para muchas familias en Nicaragua. Para los más de 600 presos políticos, para las madres que han perdido a sus hijos, para las familias que han sido divididas por el exilio o la cárcel o el asesinato, para los médicos, periodistas y maestros que han quedado sin trabajo por no pensar como el régimen, para los empresarios cuyas gasolineras han sido cerradas, y también para mí porque todos ellos son mi gente mis amigos y mi país. Hoy nos ha tocado vivir algo de lo que en muchas partes del mundo llevan años sufriendo. Déjame contarte algo.

Leer más…

 

Powered by WordPress.com.

Up ↑