Luego se comenzó a aparejar para el camino, porque la calor entraba mucha Ibamos en carros muy cubiertas, que siempre era esta nuestra manera de caminar; y, entradas en la posada, tomábamos un aposento, bueno o malo, como le había, y a la puerta tomaba una hermana lo que habíamos menester, que aun los que... Continue Reading →

Powered by WordPress.com.

Up ↑