‘Este pobre hombre’: Cartas de 10 y 15 abril de 1580

Teresa, de la rueca a la pluma

«Pues creedme que lo que, como he dicho, más se apega […] son los deudos y más malo de desapegar» (C 9, 5). Teresa advertía así a sus hermanas carmelitas sobre lo difícil que resulta evitar que los familiares interfieran en la vida de las monjas. Ella lo experimentó en primera persona. Sus parientes siempre buscaron en ella ayuda de todo tipo. Echaron mano de la monja abulense como guía espiritual o como conciliadora familiar. También la requirieron para medrar económicamente, al amparo de sus muchas influencias. Y no pocas veces, le encomendaron que resolviera problemas prácticos, esos que tanto abundaron en el seno de la familia Cepeda-Ahumada a lo largo de los años.

El 10 de abril de 1580, desde Toledo, escribe Teresa de Jesús a su hermano Lorenzo de Cepeda. Hasta el convento, ha llegado otro de los hermanos (Pedro de Ahumada), que se ha presentado huyendo de…

View original post 1,075 more words

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Powered by WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: