Doña Luisa de la Cerda, «mi señora y amiga» (II)

Teresa, de la rueca a la pluma

casa de la mesaDurante la primera estancia en el palacio de doña Luisa, en 1562, Teresa pudo contactar con personas destacadas del ambiente espiritual castellano, como Pedro de Alcántara, franciscano reformador o la beata carmelita María de Jesús Yepes, fundadora del convento de la Imagen en Alcalá, según la regla primitiva. Un encuentro providencial fue también el que vivió con María de Salazar, futura carmelita descalza, y entonces dama de doña Luisa. La joven quedó cautivada por la personalidad de Teresa y comenzó a fraguarse en ella una auténtica vocación al Carmelo. Más adelante, se convertirá en una de las más destacadas figuras del teresianismo primitivo. Tomará el hábito en 1570 en Malagón.

View original post 2,051 more words

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Powered by WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: